¿Cómo Separar los Negocios de la Familia?

¿Cómo Separar los Negocios de la Familia?

El solo hecho de crear tener un negocio propio ya es una labor difícil, y más cuando se combina con la convivencia familiar. En México el 90% de las unidades económicas pertenecen a empresas familiares, y menos de un 15% sobreviven los cambios, según un estudio realizado por Banamex y ProfitConsulting.

El estudio también arrojó que la esperanza de vida de una empresa familiar es de 25 años, en caso de que se institucionalice, su duración puede llegar a doblar.

La clave para mantener a flote un negocio familiar está en tener una buena planeación al momento de hacer negocios, así se evita mezclar los lazos sentimentales existentes entre los integrantes. Además, es la mejor manera de evitar un conflicto de intereses.

Asimismo, es importante definir reuniones específicas para cada ámbito. Algunos ejemplos son: si se hablará de negocios, conversar en la reunión corporativa. Si se hablará del rendimiento de los hijos en la universidad, eso se habla en casa.

Otra clave importante, es la definición de roles empresariales. Es bueno, aceptar las habilidades y fortalezas de cada individuo a la hora de tomarlo en cuenta para un puesto, no necesariamente debe de tener el mismo rol con el que cuenta en su familia. Por otra parte, el contar con un esquema bien identificado de tareas permite organizar mejor el trabajo y construir unas buenas bases para el crecimiento.

Es necesario llegar a un acuerdo en el tema de la compensación económica. Hay que contar con un esquema fijo de pagos en el que se tome en cuenta la valoración del trabajo; esta acción evitará conflictos familiares y entre los empleados de la empresa. Será beneficial para la empresa, ya que no se atentara contra su supervivencia. El rol de cada familiar debe ser remunerado según el mercado laboral, sin ningún tipo de favoritismo.

Un punto significativo es contar con la ayuda de un consultor independiente, ajeno totalmente del ambiente. Tener esta ayuda externa, es de gran valor para todos, algunas empresas familiares manejan dos tipos distintos: un Consejo de Administración y un Consejo de Familia; ambos aportan puntos de vista distintos a quienes se encuentran a cargo de la empresa.

Es necesario contar con un personal profesional que aporte conocimiento de valor a las empresas. La mayoría de las veces, se convierten en piezas clave dentro del crecimiento de la compañía, es por ello que se necesita de profesionales a la hora de su contratación, ya que serán quienes aporten ideas externas al negocio.

Fuente: Buenosnegocios.com

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *